Budapest, rapsodia húngara

Buda, la antigua ciudad surgida alrededor del Castillo y la Iglesia de Matías en el siglo XIII, y Pest, la ciudad moderna remodelada en su totalidad a partir del siglo XVIII, se unen en 1873 para formar una de las capitales más hermosas de Europa, Budapest.

Puente de las Cadenas. Buda.
Puente de las Cadenas. Buda.

El Danubio, que durante siglos las dividió, es hoy,con sus múltiples y espectaculares puentes, el nexo que las une. En uno de esos puentes, el primero en construirse y quizás el más emblemático , el Puente de las Cadenas, iniciamos nuestra visita. En la ribera izquierda del Danubio, a la altura de este puente, se encuentra la Plaza de Adam Clark. En ella está el kilómetro cero húngaro desde donde se miden todas las distancias con respecto a Budapest.

Funicular a Buda. Plaza de Adam Clark.
Funicular a Buda. Plaza de Adam Clark.

En un extremo de la plaza está el funicular que nos lleva a la antigua Buda. Llegamos así directamente a la entrada del impresionante Palacio Real o Castillo. Destruido durante la II Guerra Mundial,en 1945, se reconstruyó según un diseño del  siglo XIX. En su interior se encuentran importantes museos como el Museo de Historia de Budapest, la Biblioteca Nacional o la Galería Nacional de Hungría.

Fuente de Matías. Palacio Imperial. Buda.
Fuente de Matías. Palacio Imperial. Buda.

En el exterior del Palacio podemos contemplar la Fuente de Matías (1904), un conjunto de esculturas que reproducen una antigua leyenda húngara sobre el rey Matías Corvino y su amada Ilonka.

Un corto paseo nos lleva a la Calle de los Señores, con sus casas y patios medievales. Desde una de estas casas podemos acceder al Laberinto del Castillo. El laberinto se extiende a lo largo de 1200m de cavernas , sótanos y manantiales bajo la colina. Su origen es prehistórico y ha tenido distintos usos a lo largo de la historia. En la actualidad sirve como curiosa galería de exposiciones. ¡ No apta para claustrofóbicos!

Cerca de la Calle de los Señores está la Plaza de la Santísima Trinidad y en ella debemos hacer una parada un poco más larga, ya que es el corazón de la ciudad antigua. En un lado de la plaza podemos ver un pequeño edificio que era el antiguo ayuntamiento. La esquina de la casa tiene una bonita imagen de la diosa Palas Atenea. En frente podemos ver la espectacular Iglesia de Matías (siglo XIII), reconstruida primero en estilo barroco y más adelante, después de una segunda destrucción, en estilo neogótico. En su interior podemos visitar la tumba del rey Bela III y una reproducción de la emblemática corona de San Esteban. Merece la pena contemplar su tejado de tejas policromadas.

Iglesia de Matías. Buda.
Iglesia de Matías. Buda.

Detrás de la Iglesia de Matías se encuentra el Bastión de los Pescadores, construido a finales del siglo XIX. Es un mirador añadido  a la colina del Castillo, desde el que se pueden contemplar preciosas vistas del Danubio y de la ciudad de Pest. Sus siete torres representan a las siete tribus magiares que se establecieron en Hungría hace más de 1000 años. Podemos descansar de nuestra excursión en sus miradores y pasillos. El conjunto se completa con una estatua ecuestre de San Esteban, el rey que convirtió Hungría al cristianismo.

San Esteban, Bastión de los Pescadores e Iglesia de Matías. Buda.
San Esteban, Bastión de los Pescadores e Iglesia de Matías. Buda.
Monumento a los judíos.Lateral del Parlamento. Pest
Monumento a los judíos.Lateral del Parlamento. Pest

Acabamos nuestra visita a Buda bajando de nuevo ( en funicular o caminando) hasta la Plaza de Adam Clark. Cruzamos el Puente de las Cadenas  en dirección a Pest. Siguiendo el cauce del Danubio nos dirigimos hacia el Parlamento. Poco antes de llegar merece la pena hacer una pequeña parada. Al lado del río encontramos una hilera de zapatos de metal que recuerdan a los judíos de Budapest que durante la II Guerra Mundial fueron fusilados y tirados al río.

El Parlamento. Pest
El Parlamento. Pest

Desde aquí ya podemos ver el edificio del Parlamento (siglo XIX), inspirado en el británico. Su interior se puede visitar ( a veces hay que esperar largas colas). Bajo la cúpula de 96m de altura  se encuentra la corona de San Esteban, símbolo de Hungría, protegida por miembros del ejército. En el exterior, en una esquina de la Plaza Kossuth, una figura sobre un puente recuerda a Imre Nagy, Primer Ministro húngaro, que en 1956 abandonó la disciplina comunista y fue ejecutado en 1958.

Monumento a Imre Nagy. Plaza Kossuth. Pest.
Monumento a Imre Nagy. Plaza Kossuth. Pest.
Ronald Reagan . Plaza de la Libertad. Pest.
Ronald Reagan . Plaza de la Libertad. Pest.

De camino a la Avenida Andrássy podemos hacer una parada en la Plaza de la Libertad donde, sin duda, encontraremos cosas curiosas, como el obelisco que rinde homenaje a los soldados del Ejército Rojo muertos durante el sitio de Budapest en 1944 o la estatua del presidente norteamericano Ronald Reagan, como homenaje por su ayuda al fin del comunismo.

Un poco más allá de la Plaza de la Libertad, está la Basílica de San Esteban (siglo XIX), un edificio de estilo neoclásico, en cuyo interior se conserva el brazo momificado de San Esteban

Catedral de San Esteban. Pest.
Catedral de San Esteban. Pest.

Detrás de la Basílica de San Esteban comienza una de las avenidas más importantes de Budapest, la Avenida Andrássy. A pocos metros está situado el edificio de la Ópera del Estado. Toda la avenida está llena de espectaculares edificios de finales del siglo XIX. En esta calle podemos visitar el Museo Casa del Terror situado en el antiguo cuartel general de la policía secreta nazi y posteriormente el de  la comunista, donde se documentan los tristes sucesos y prácticas que tuvieron lugar en este edificio. También museos como el Museo Franz Liszt situado en la casa donde vivió el famoso compositor húngaro o la Universidad de Bellas Artes.

El final de la Avenida Andrássy se abre en la monumental Plaza de los Héroes presidida por el Monumento al Milenario. Construido en 1896 para conmemorar el milenario del asentamiento en Hungría de la tribus magiares. Está formado por una columna de 36m de altura sobre la que se sitúa el Arcángel Gabriel que sostiene la cruz y la corona de San Esteban. La rodean dos columnatas con estatuas de reyes y personajes húngaros.

Monumento al milenario. Plaza de los Heroes. Varosliget. Budapest.
Monumento al milenario. Plaza de los Heroes. Varosliget. Budapest.
Castillo de Vajdahunyad. Varosliget. Budapest.
Castillo de Vajdahunyad. Varosliget. Budapest.

Városliget es un gigantesco parque situado detrás de la Plaza de los Héroes. En él podemos visitar el Castillo de Vajdahunyad. Sin embargo, no es un verdadero castillo. Se construyó como parte de las celebraciones del milenario en 1896 para ser un pabellón de exposiciones temporales. Fue diseñado como un conjunto de edificaciones que representaban los distintos estilos arquitectónicos. Alcanzó tanta fama que decidieron reconstruirlo en ladrillo y dejarlo de forma permanente.

Varosliget. Budapest.
Varosliget. Budapest.
 Varosliget. Budapest.
Varosliget. Budapest.

En el parque, además del zoo de Budapest, podemos visitar los famosos baños Széchenyi. Budapest está llena de estos balnearios que son muy visitados. Los baños Széchenyi son los más profundos y calientes de la ciudad. Sus aguas son ricas en minerales y tienen propiedades curativas. Dispone también de piscinas al aire libre que son muy visitadas todo el año.

Baños Széchenyi. Varosliget. Budapest.
Baños Széchenyi. Varosliget. Budapest.
Estación de Keleti. Calle Rakóczi. Budapest.
Estación de Keleti. Calle Rakóczi. Budapest.

De camino hacia el centro de Pest, pasamos al lado de la estación de trenes de Keleti pu,desde dónde parten la mayoría de los trenes internacionales. A partir de aquí entramos en otra de las grandes avenidas de Budapest, la Avenida Rákóczi. Palacios y edificios del siglo XIX adornan este primer tramo. Aunque muchos se encuentran abandonados y en ruinas otros han sido recuperados como el edificio que alberga el hotel  Novotel Budapest Centrum al lado de la plaza de Blaha Lujza. En esta plaza, al lado de establecimientos internacionales como Burger King o McDonalds,  podemos encontrar encontrar pequeñas pizzerías y restaurantes típicos. En las proximidades podemos encontrar el lujoso Corinthia Grand Hotel Royal en un antiguo edificio del siglo XIX.

Entrada Gran Sinagoga. Pest.
Entrada Gran Sinagoga. Pest.

A corta distancia de la plaza de Blaha Lujza  entramos en el Barrio Judio, en torno a la Gran Sinagoga de Budapest. Este espléndido edificio mantiene viva la memoria de los miles de judíos que fueron víctimas del Holocausto durante la II Guerra Mundial. Es el templo judío más grande de Europa y se construyó en estilo bizantino morisco a finales del siglo XIX. Junto a los múltiples restos del Holocausto podemos visitar en su patio trasero una escultura que reproduce un sauce llorón en cuyas hojas están grabados los nombres de muchas víctimas. El monumento fue costeado en parte por el actor húngaro estadounidense Tony Curtis.

Monumento al Holocausto. Gran Sinagoga. Pest.
Monumento al Holocausto. Gran Sinagoga. Pest.
Pastelería Gerbeaud. Plaza Vörösmarty. Pest.
Pastelería Gerbeaud. Plaza Vörösmarty. Pest.
La princesita. Plaza Vigadó. Budapest.
La princesita. Plaza Vigadó. Budapest.

Seguimos nuestro camino hacia el Danubio en dirección al Puente de Isabel. Poco antes de llegar cruzamos la calle Váci. Es la calle más comercial de la ciudad, con cientos de pequeñas tiendas donde podemos comprar de todo.  En su extremo está la Plaza Vörösmarty, en ella podemos visitar los famosos almacenes Luxus o la lujosa pastelería Gerbeaud fundada en 1858 y donde podemos saborear deliciosos cafés, pasteles y tartas. Al lado de la plaza se encuentra la estatua de La Princesita, inaugurada en 1989, pero que poco a poco se está convirtiendo en un símbolo para la ciudad.

Mercado Central. Pest-
Mercado Central. Pest-

En el otro extremo de la calle Váci se encuentra el edificio del Mercado Central. Fue reconstruido en 1999 y es un buen lugar donde encontrar productos típicos como quesos, salami, foie de pato o el típico pimentón húngaro. En la parte de arriba hay múltiples tiendas de recuerdos y alimentos así como restaurantes de comida rápida.

Mercado Central. Budapest.
Mercado Central. Budapest.
Monumento a San Gerardo. Monte Gellert.
Monumento a San Gerardo. Monte Gellert.

Al lado del Mercado Central está el Puente de la Libertad. Desde aquí podemos ver el Monte Gellért con el monumento dedicado a San Gerardo (Szent Gellért) que fue martirizado allí por los paganos. Si nos animamos a subir, podemos contemplar fabulosas vistas de todo Budapest desde sus 140m de altura.

Torre del agua. Isla Margarita.Budapest.
Torre del agua. Isla Margarita.Budapest.

Finalmente, merece la pena visitar la Isla Margarita. Es un islote situado en el medio del Danubio. Desde hace años es accesible a través de un puente, el Puente de Margarita. La isla es un gigantesco parque que incluye algunas ruinas medievales de interés. En cualquier caso, un paseo de aproximadamente dos horas nos permite ver todo el conjunto.

Jardín japonés. Isla Margarita. Budapest.
Jardín japonés. Isla Margarita. Budapest.

 

 

Participa en el blog ¡Deja tu comentario!