Cómo surgió del mar la isla de Selandia (Leyenda de Suecia)

En la vieja ciudad de Upsala tenia su corte el Rey Gylfi. Era un monarca justo al que toda Suecia amaba y respetaba. En su castillo vivía la dulce y bella Gefjun a quien el Rey trataba como si fuese su propia hija. Aunque todos desconocían la procedencia de la muchacha, no faltaba quien asegurase que su familia procedía del pueblo de los gigantes que habitaban los bosques y montañas de Suecia.

En el cercano país de Dinamarca gobernaba el Rey Odín. Su hijo el príncipe Skjöld hizo un viaje a la corte de Upsala y allí conoció a la joven Gefjun. Entre ambos surgió un gran amor.

Skjöld y Gefjun se presentaron ante Gylfi y le pidieron su bendición. El Rey no se opuso, aunque estaba triste por perder a su querida niña. Como muestra de su cariño, le concedió el deseo de pedir cualquier cosa que le sirviese como recuerdo de Suecia.

“Deseo que me deis el trozo de tierra que un hombre pueda labrar en un día. En ese trozo de mi amada Suecia se materializaran todos mis recuerdos y añoranzas de este tiempo tan feliz”

Gefjun se dirigió hacia las montañas de sus antepasados los gigantes.Allí encontró a un labrador acompañado de sus cuatro gigantescos hijos que llevaban un arado de proporciones colosales. Se pusieron al servicio de Gefjun y todos juntos se encaminaron a una bonita y verde zona de bosques.

Con su arado y con gran fuerza cavaron surcos profundos en la tierra.Al final del día habían conseguido separar un gran trozo de tierra sueca.

Unos días después Gefjun se presentó ante el rey de los gigantes de las montañas. Este puso a su disposición un grupo de gigantes que se dirigieron a la zona donde se había separado el trozo de suelo. Con sus cuerpos enormes y sus poderosos brazos levantaron ese trozo sobre sus cabezas y caminaron hasta internarse en las aguas del mar. Allí depositaron su carga sobre las olas en el punto que les indicó Gefjun, justo entre las costas sueca y danesa.

De este modo apareció la isla de Selandia o Seeland sobre las aguas del mar Báltico.

Cerca de Upsala, la zona vaciada de tierra fue llenándose de agua de ríos y lluvia. Surgió así el lago Mälaren, al que rodean pensativos bosques que se miran extrañados en sus aguas.

 

Leyenda popular sueca

Jaime F. Fernández Fernández

María Jesús Puertas Vidal

Participa en el blog ¡Deja tu comentario!