Leyenda de Zeus y Leda (Leyenda griega)

 

Leyenda de Zeus y Leda

 

Tíndaro, rey de Esparta, estaba casado con Leda, princesa de Etolia y mujer de gran belleza. El rey sabía que su esposa contaba con gran número de admiradores y que era el centro de todas las miradas. Sin embargo, desconocía el amor sincero que Zeus sentía por Leda. Ella era completamente fiel al amor de Tíndaro y no se sentía atraída por ninguna demostración de admiración que no viniese del rey. 

Zeus estaba convencido del rechazo de Leda, por eso se transformó en el animal que más podía atraer el cuidado y mimo de su amada.

Estaba Leda junto al gran estanque de su jardín cuando vio un precioso cisne, blanco, limpio como ninguno, y manso hasta el extremo de acercarse a ella en cuanto la veía. Leda gozaba con su mascota y en cuanto podía bajaba a su jardín para acariciarla.Fueron tomando más confianza cada vez, y el cisne mostraba un singular placer en los brazos de Leda o cuando ella le acariciaba…

Pasó el tiempo, y a los nueve meses de la aparición del cisne Leda tuvo cuatro hijos. Dos de ellos, Helena y Polux  nacieron de un huevo blanco, como hijos de aquel cisne que tanto quería a Leda. De un segundo huevo nacieron Cástor y Clitemnestra, a los cuales se les consideró hijos de Tíndaro.

Por cierto, Helena, la hija del cisne-Zeus, fue considerada la mujer más hermosa de cuantas vivían en la Tierra, y por ella se promovieron guerras… pero esto forma parte de otra historia.

 

 

 

Participa en el blog ¡Deja tu comentario!