N’gungunhana, el último emperador de Gaza (Mozambique)

 

N’gungunhana

 

Durante una reciente visita al Museo Militar situado en la ciudad portuguesa de Braganza me sorprendió encontrar una sala dedicada íntegramente a N’gungunhana, personaje muy importante en la historia colonial portuguesa de África. Confieso mi ignorancia sobre este tema…pero la exposición me pareció muy interesante y decidí aprender algo más sobre este personaje y sobre el territorio que gobernó con mano de hierro, el Imperio de Gaza.

Castillo de Braganza (Portugal)
Interior Castillo de Braganza (Portugal)

El origen de este imperio se sitúa a principios del siglo XIX. Entre 1818 y 1840 se produce en el sur del continente africano un período convulso, con continuas guerras que provocan grandes movimientos de población. El lider militar zulú Shaka inicia las guerras para extender sus dominios. Algunos líderes zulúes se oponen. Entre ellos destaca Soshangane que huye con parte de la población y crea en 1819 el Imperio de Gaza en el sur del actual Mozambique, entre los ríos Zambeze y Maputo.

Shaka

Soshangane, también llamado Manicusse, inicia un período de expansión territorial conquistando tierras bajo control zulú. Shaka envía una expedición de castigo, pero es derrotado y Soshangane reafirma su poder y su nuevo imperio.También se enfrenta a los portugueses que por entonces comerciaban desde algunos enclaves costeros como Maputo o Inhambane.

Tras su muerte en 1858 se inicia una guerra por el trono entre dos de sus hijos, Muzila y Mawewe. Mawewe sale vencedor y Muzila huye. Mawewe resultó ser más agresivo que su padre y se granjeó muchos enemigos.

Muzilla, desde el exilio, organiza un ejército y con el apoyo de muchos líderes tribales, los portugueses y los boer, ataca a su hermano. En 1861 se inicia una guerra civil que acaba con la victoria de Muzilla en 1864, convirtiéndose en líder indiscutible de imperio. A pesar de la alianza, Muzilla mantiene los ataques a las colonias portuguesas.

Por otro lado, durante esta época aumenta la presión europea. Ingleses y portugueses intentan aumentar su dominio en la zona; Lisboa alimenta el sueño de unir los territorios de Mozambique y Angola.

Con la  muerte de Muzilla en 1884, entra en escena nuestro protagonista, su hijo Mundagaz, el futuro N’gungunhana. Él no será el elegido como sucesor de su padre. El heredero es su hermanastro Mafemane, hijo de la esposa principal de Muzilla. Ambos hermanos se enfrentan y vence N’gungunhana.

N’gungunhana y sus esposas

N’gungunhana fija su corte en la ciudad de Manjacaze,que será la nueva capital de un imperio de más de 90.000 Km² y millón y medio de habitantes.

Su llegada al trono es vista por Portugal como una oportunidad de acercamiento;los portugueses temen perder Mozambique ante el empuje británico en la zona, reafirman más su influencia nombrando un nuevo embajador ante la corte del nuevo rey. El elegido es Jose Casaleiro de Alegria Rodrigues, un aventurero que es muy bien recibido en la corte y que enseguida se gana la confianza del monarca.

Portugal firma  con N’gungunhana un tratado de amistad en 1885, que permitía la libre circulación de los portugueses por el territorio de Gaza y concedía a N’gungunhana los honores de coronel del ejército portugués. 

A partir de 1887, después de la Conferencia de Berlín que supuso el reparto definitivo de África entre las potencias europeas, Portugal considera Gaza como parte de su imperio colonial. N’gungunhana se siente cada vez más amenazado, el número de extranjeros aumenta en todo el territorio y al mismo tiempo la disidencia interna crece alimentada por los pretendientes al trono en el exilio. Se firman más acuerdos de amistad con Portugal, pero se rompen al poco tiempo y los conflictos no cesan.

En 1891 Portugal nombra gobernador de Gaza a Joaquim Augusto Mouzinho de Alburquerque, monárquico y fanático nacionalista, que endurece considerablemente las relaciones con los pueblos indígenas africanos. N’gungunhana sorprendido por el cambio de actitud de los portugueses intenta un acercamiento a Inglaterra. No sabe que ambos países han llegado a un acuerdo para repartirse el territorio y que el reino de Gaza va a quedar englobado en la colonia portuguesa de Mozambique. N’gungunhana es obligado a declararse súbdito de Portugal.

Mouzinho de Alburquerque

La política de Mouzinho de Alburquerque de subida de impuestos y trato violento a los nativos produce un gran descontento entre la población, hasta el punto de provocar la división entre partidarios de Portugal y partidarios de N’gungunhana. Como consecuencia de este clima de tensión se produce  la llamada rebelión ronga; miles de guerreros nativos cercan durante 12 meses al ejército portugués en la ciudad de Lourenço Marques. Los portugueses se refugian en la fortaleza hasta que son liberados tras el bombardeo llevado a cabo por los  buques de guerra anclados en el puerto.

Aunque N’gungunhana no fue responsable directo de la rebelión, en Lisboa se le consideró culpable y Portugal decidió pacificar la zona por medios militares.Envió con plenos poderes a Antonio Jose Enes, antiguo ministro de la marina, al frente de un ejército y con la promesa de traer preso a Portugal al “famoso tirano” africano.

Antonio Enes
Antonio Jose Enes

A finales de enero de 1895 se produce el enfrentamiento entre el ejército portugués y el de N’gungunhana. Los portugueses disponen de armas más modernas y consiguen una clara victoria. Durante un año se alternan las batallas y los intentos de una solución diplomática. Pero Portugal es más intransigente, sobre todo después de los acuerdos con Gran Bretaña que le aseguran el poder en la zona. Se siente una potencia colonial y considera Mozambique y Gaza como su colonia.

A finales de 1895 N’gungunhana se encuentra refugiado con su familia y su ejército en la ciudad de Chaimite. Ha perdido mucho poder y muchos pequeños jefes tribales se han pasado al bando portugués. Se produce entonces el último asedio de las tropas portuguesas dirigidas por Mouzinho de Alburquerque. Aunque la ciudad se rinde, muchos líderes y familiares de N’gungunhana son fusilados. N’gungunhana es apresado y se inicia un período de terror marcado por múltiples ejecuciones que intentan someter a la población. 

Godide (hijo de N’gungunhana)

En marzo de 1896 llegan exiliados a Lisboa, a bordo del vapor África y en medio de una gran expectación, N’gungunhana, siete de sus mujeres, el principe heredero Godide y dos tíos suyos, Molungo y Zixaxa.

Permanecen prisioneros en el Monasterio de Monsanto en Lisboa; pero la situación se hace incómoda para Portugal y después de dos meses deciden trasladar a los prisioneros a las Islas Azores. Debido al puritanismo de la época, las mujeres son separadas del resto de la familia  y abandonadas  en la isla africana de Santo Tomé.

En junio de 1896 desembarcan los cuatro hombres del grupo en la ciudad de Angra do Heroismo en las islas Azores. Aquí serán tratados con gran respeto y gozarán poco a poco de una mayor libertad y menos restricciones hasta el punto de acabar integrándose en la vida local; incluso cambiarán su forma de vestir y aprenderán a escribir. Todos se bautizarán y adoptarán nombres occidentales. N’gungunhana recibió el nombre cristiano de Reynaldo Federico.

N’gungunhana, Godide, Molungo y Zixaxa en las Azores

N’gungunhana muere en Angra do Heroismo el 23 de diciembre de 1906, de una hemorragia cerebral. Sus restos fueron reclamados por la República de Mozambique y trasladados allí en 1985.

 

 

Participa en el blog ¡Deja tu comentario!